Medicamentos

El caso de la talidomida fue una lección que algunos todavía no han aprendido


Fuente: Blog El Supositorio


Creo que es muy fácil ponerse en el lugar de las víctimas de la talidomida. Son gente de mi generación, nacidos entre 1957 y 1963 y algo más. Yo podría ser uno de los afectados.


Los terribles efectos teratogénicos del medicamento provocaron anomalías de los miembros (amelia, focomelia) que eran extremadamente raros en su aparición espontánea. En la actualidad, la encomiable lucha de la Asociación de Víctimas de la Talidomida AVITE ha motivado una ejemplar sentencia judicial en la que se fijan las bases de las indemnizaciones a la que tienen derecho los afectados. Y aún así, cabe la aparición de una cadena de recursos judiciales de la compañia GRÜNENTHAL que alargue y eternice el pago de dichas indemnizaciones. Solamente, en Alemania, la compañía firmó un acuerdo de indemnización a los afectados. En el resto del mundo, nada. En España ha sido necesario batallar judicialmente durante años.

La tragedia de la talidomida supuso la revisión y modificación de todo el concepto de evaluación de los medicamentos. La excusa de la empresa de que se actuó según el conocimiento de la época no exime de la responsabilidad de asumir las consecuencias que provoca un producto farmacéutico.

Leyendo la sentencia podemos ver la línea argumental de la compañía:

Los representantes de la compañía aluden a la existentes de daños permanentes que aparecieron en el momento del nacimiento, y por ello, dado el tiempo transcurrido, habrían prescritos todos los plazos legales. Asimismo, manifiestan que la molécula la desarrolló Grüenthal GmbH con personalidad jurídica diferente de Grünenthal Pharma Sa, que solo la distribuyó junto a otros laboratorios desaparecidos y con responsables muertos que habían violado los derechos de patente, algo muy habitual en España, digamos que hasta hace no mucho. Refieren que son los sucesores de MEDINSA, que comercializó la talidomida entre 1960 y 1963, por lo que los nacidos antes y después no serían responsabilidad suya. Además, manifiestan que realizaron la investigación del fármaco bajo los estándares de la época.

La lectura de la sentencia va aportando argumentos legales interesantes para determinar la responsabilidad de la Grünenthal actual sobre su pasado. Asimismo, refiere que las ordenanzas en vigor aquél entonces eran de 1860. La sentencia describe una carta fechada el 21 de diciembre de 1961, dirigida por Chemise Grünenthal Gmbh a Medinsa, en la que se alude a un telegrama de 27 de noviembre que habría sido remitido a la distribuidora para parar las impresiones de los nuevos prospectos y pedir la interrupción de las ventas, y en la que, haciendo mención a una misiva de 5 de diciembre en la que Medinsa habría indicado que “no informarán a los médicos españoles del motivo de la interrupción de las ventas y que a sus colabores externos les quieren dar una información parcial y no toda la información”. La sentencia continúa afirmando:

Es decir, la distribuidora del Softenon en España, conocedora de que se había ordenado por la matriz paralizar las ventas, conocedora del motivo de esta orden y conocedora de los posibles efectos dañinos del medicamento en recién nacidos, había decidido “no informar” a los médicos de los motivos de la interrupción de la venta, supuestamente por “la escasa distribución del medicamento en España”, escasa distribución que no se acredita y que, en cualquier caso, nunca justificaría una omisión de información que, sin duda, contribuyó a agravar la incidencia de la distribución y el consumo de los productos dañinos en España. Y, finalmente, no puede olvidarse en este punto, que Grünenthal ha asumido pública y mundialmente la responsabilidad por los daños derivados de la fabricación, distribución y consumo de los medicamentos con talidomida que produjo, por lo que no cabe ahora sostener su actuar diligente con base en argumentos que carecen de base técnica y probatoria suficiente.

La vida de una persona con amelia o focomelia no debe ser nada fácil. La falta de las extremidades coloca a la persona en una situación muy difícil ante la vida. La imposibilidad de extraer sangre periférica, la medición de la tensión arterial, la disminución circulatoria por espesor vascular reducido, la debilidad muscular no relacionada con la edad, un desarrollo muscular atípico, un desarrollo atípico de los vasos y nervios periféricos. Son daños que completan un cuadro clínico de grave discapacidad. Las declaraciones del representante de AVITE explican los detalles del juicio. Pero quizá, lo que más me impresionó fue oír en unas declaraciones radiofónicas una dedicatoria a todos los afectados que habían fallecido hacía mucho tiempo, sobre todo a los que se habían suicidado en la adolescencia. Terribles palabras y terrible realidad.

La actual Grünenthal debe actuar como una compañía farmacéutica responsable y acorde a los estándares actuales de la ética biomédica. Aquella tragedia modificó la farmacovigilancia, el desarrollo de los ensayos clínicos, la regulación estatal de los medicamentos. La sociedad se ha beneficiado de la terrible experiencia de la talidomida para que no volviera a repetirse. Ellos deben indemnizar a estas personas y cerrar el capítulo con dignidad y con memoria. Supone una cantidad ínfima para una compañía cuya cifra de negocio a nivel mundial en 2012 fue de 973 millones de euros, en España 124 millones de euros, con unos valores empresariales de:

Atención: Compromiso | Honestidad | Pasión.

Proximidad al Cliente: Comprensión | Empatía | Fiabilidad.

Liderazgo: Innovación | Valentía | Resistencia.

Nuestros valores determinan nuestra conducta y cada interacción con los pacientes, clientes, socios, accionistas y la sociedad en general. La atención, el liderazgo y la proximidad con los clientes implican mucho más que el éxito comercial. Estos valores reflejan nuestra responsabilidad para con pacientes, empleados y la sociedad, una responsabilidad que procuraremos cumplir en todo el mundo.

Por ello, esperemos que la familia Wirtz asuma su pasado y actúe en consecuencia. Como médico que conoce bien los medicamentos desarrollados por este laboratorio, también actuaré en consecuencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s