Medicina y Salud·Nuestra Sanidad

Salmo responsorial: “La falta de varón no es un problema médico”


Fuente: Blog Médico Crítico

“La falta de varón no es un problema médico”.

Como tampoco lo es hacer justificantes para que a las personas mayores les den puntos para ir al balneario, los programas de desarrollo comunitario basados en promotoras de salud, tener ingresado a un paciente durante 3 meses en un hospital de crónicos porque no hay residencia para él, la asistencia a un luto no complicado, atender a una persona con insomnio derivado de un desahucio inminente, enseñar la alimentación que debe tomar un bebé de 7 meses, consolar a una mujer que se pone a llorar en la consulta porque su jefe la acosa sexualmente y que teme perder el trabajo…

El sistema sanitario atiende diariamente miles de casos que no son un problema médico (incluso ateniéndonos a una visión amplia del concepto “problema médico”) porque, afortunadamente, la salud es mucho más que la sanidad y la sanidad mucho más que la enfermedad o “lo médico”.

“La falta de varón no es un problema médico”.

Pero es que la sanidad no se ocupa sólo de problemas médicos. No vamos a detenernos a explicar el informe Lalonde ni a nombrarle el OBSA (para aprender un poco cómo interaccionan los determinantes sociales de salud); simplemente nos remitiremos a Rudolph Virchow y su mítica frase:

“La medicina es una ciencia social, y la política no es más que medicina a gran escala”

Stuckler y Basu lo desarrollan a la perfección en su libro “Por qué la austeridad mata“; ya va siendo hora de dejar de relacionar los conceptos “salud-sanidad-medicina-prestación” como si todo fuera un continuo en cuya oposición se encuentra la malvada palabra “enfermedad”.

La sanidad de hoy en día está muy por encima de “la enfermedad” y “lo médico”, es multidisciplinar (la falta de varón tampoco es un “problema enfermero” o “problema fisioterapéutico”), aborda los problemas de salud desde diversos puntos de vista y además éste es un aspecto que se intenta fomentar cada vez más.

“La falta de varón no es un problema médico”.

Pero, oh sorpresa, en los diferentes servicios autonómicos de salud trabajan muchos profesionales que nada (absolutamente nada) tienen que ver con “los problemas médicos” (según lo entiende Ana Mato). Los más significativos son los trabajadores sociales, que se ocupan de asuntos que repercuten en la esfera social de la salud de la población… ¿qué hacemos con ellos, Ana? ¿los desfinanciamos también?

“La falta de varón no es un problema médico”.

Esa visión de la sanidad como “lo médico” es la que hace que algunos colectivos tengan que cargar con la etiqueta de “enfermos” simplemente para poder beneficiarse del apoyo del sistema público de salud para dar cobertura a algunas de las prestaciones que precisan. Este es el caso de las personas transexuales, que para que sus necesidades en materia de prestaciones sanitarias fueran cubiertas por el servicio nacional de salud, tienen que aceptar llevar colgada la etiqueta de enfermos, dado que con la visión actual de las funciones de un servicio de salud es probable que si su condición se viera despatologizada perdieran el derecho a dichas atenciones.

Éste es un aspecto que en muchas ocasiones pasa desapercibido y que nos podría llevar a hacernos otra pregunta:

que algo sea considerado como “un problema médico” ¿de quién depende? ¿del médico, del paciente o de la ministra?

El paciente con problemas de salud mental que no considera que tenga ninguna enfermedad a lo mejor no se encuentra muy agusto siendo catalogado como “problema médico” (ni falta que hace, vaya).

Cuando utilizamos un lenguaje obsoleto, inexacto, nada técnico y cuyo significado no acabamos de entender -esto es, “no es un problema médico” o “tratamiento de síntomas menores”- nos metemos en problemas y acabamos confundiendo más de lo que aclaramos. La Organización Mundial de la Salud no utiliza “problema médico” para definir la salud (ni la falta de ésta), sino que se marca una definición algo más compleja.

“La falta de varón no es un problema médico”.


En cambio, no tener médico SÍ; y es Ana Mato la que firmó el RD 16/2012 por el cual dejó a cientos de miles de inmigrantes indocumentados sin derecho al acceso sistema sanitario. Puestos a definir los “problemas médicos” tal vez éste sea uno de los que mejor se ajusten a su definición.

Sobre la otra frase estrella, “la financiación pública debe ser para la curación“, no sabemos muy bien qué añadir porque tendríamos que empezar por un nivel que a ninguna ministra de sanidad se le debería suponer… Nos gustaría saber cómo va a curar las esterilidades de las mujeres a las que va a permitir acceder a los servicios de reproducción asistida, cuando sólo una mínima parte son candidatas a la curación… por otro lado, en el caso de que crea que realmente el sistema público de salud debe estar encaminado a la curación, la gran mayoría de los trabajadores sanitarios podemos ir desmontando nuestros lugares de trabajo porque en sanidad casi nunca curamos, a veces calmamos y casi siempre acompañamos… (ojalá la ministra pudiera leer este texto del blog “psiquiatría pitiusa“)

Por último, nos encantaría terminar este artículo lanzando al aire algunas preguntas que no nos queda claro si son problemas médicos o no, especialmente porque vemos a diario sus efectos sobre la salud:

  • ¿La falta de dinero es un problema médico?
  • ¿y la falta de estudios?
  • ¿Los desahucios son un problema médico? ¿y vivir en la calle?
  • ¿Ser un marginado social es un problema médico?
  • ¿Acaso tener mala relación con los familiares cabría también en ese concepto?

… todos estos problemas por los que preguntamos aparecen en la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10); si miramos en los códigos Z, el Z60.2 es “Problemas relacionados con persona que vive sola”… ¿no es acaso “mujeres que están solas” (asco de expresión, por cierto) la forma del Ministerio de Sanidad de referirse a las mujeres que no tienen una pareja varón?

 

[Otros salmos responsoriales publicados previamente por nosotros: “La industria farmacéutica no es una ONG” y “La salud es un bien privado que depende de uno mismo, y no del Estado“.]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s