Comentarios del Autor·Medicina y Salud

Subespecialidades “Inventadas”


Nadie en este mundo es perfecto y menos el autor de muchos de los post de este blog, que en muchas ocasiones le pide perdón a sus pacientes por errar en sus tratamientos o en producir efectos secundarios a pesar de que estén descritos en prospectos, porque errar es de humanos.

El problema está en que errar es una cosa, y creerse algo que no existe es otra, y más aún, el no prestar ayuda por creerse ese “algo inexistente” con la aprobación de las dirección del centro es peor aún.

Por qué escribo este post, un poco porque es reflejo de mi vida, de mis ideas y de mis vivencias, y porque en él puedo liberar mis enfados y frustraciones ante los problemas que día a día vemos en la sociedad producidos por nuestros políticos, nuestros jefes o nuestros propios compañeros, siempre respetando el lenguaje y la ley, y si a alguien le disgusta, con no leerlo, basta.

Y hoy describo lo que ha pasado esta tarde en mi lugar de trabajo con la complacencia de mi subdirección a la que se le consultó por parte de la autora de los hechos telefónicamente, y por las acciones que llevó a cabo, no creo que le haya indicado acciones laborales diferentes a las realizadas.

Pero pongamos en contexto … situación de tarde, un equipo de medicina de familia (médico y enfermero) y un equipo de pediatría (médico y enfermero) todos con una sola administrativa. Hoy por circunstancia mi compañero de enfermería no acudía al centro y estaba sustituído, pero el reemplazo nunca llegó al centro.

Este no reemplazo que se confirma a las 5 de la tarde origina que el médico de familia asuma la agenda de médico y enfermero (en ningún momento por parte de la enfermera subespecializada en pediatría se le ve el gesto de prestar ningún tipo de ayuda, aunque sea llamar por teléfono) realizando toma de constantes (sencillo), aplicación de tratamientos intramusculares (divertido), aerosolterapia (increscendo), vía endovenosa(oeoeoe) y curas (curso avanzado de cuidados de enfermería y uso de la aplicación propia de DDe).

A las 5 sólo queda una cura por realizar de la agenda de enfermería de medicina de familia, y un lavado ótico, este último aún no ha llegado al centro y le indico a la administrativa que le llame y le cambie la cita, pero que la cura que es algo compleja en un paciente que ha tenido una complicación con una vía endovenosa tras alta hospitalaria, que la realice la enfermera de “pediatría”.

“Sorpresa,Sorpresa” – se niega, dice que la derive para otro día, que ella está muy ocupada, que tiene sus pacientes, además la pediatra empieza a bociferar que ella “sólo ha abierto una historia de un niño sin ayuda de la enfermera …” , para mis adentro pienso que pena y me dirijo a seguir trabajando (… tendré errores pero quién me conoce sabe que menos trabajador … vago no soy …), pero no queda aquí, llama al móvil a la subdirectora para decirle que no va a realizar UNA CURA de todas las que tenía mi enfermero, UN PACIENTE en toda la tarde de mi enfermero, porque ella es de pediatría, una “subespecialidad que se han inventado” y, como no veo ningún movimiento empiezo a dudar de sus acciones pero a final las ordenes se cumplen,  y a mi paciente lo curan  y le dan una cita para otro momento, me dan a entender que mi subdirectora consciente la acción de la enfermera aplica los principios de justicia equitativa y los cuidados del paciente.

Filosofía y ética unidas, cuidados al paciente. algo que prolifera en los diálogos de los cursos de enfermería que con acciones como estas cada día me creo menos, donde está el primum non nocere del paciente, donde está la beneficencia en el cuidado, donde está la justicia equitativa de los recursos y el uso del único recurso de manera igual en ambos médicos, donde, …

Pero por otro lado, donde existe un orden de mando superior eficaz, no chachi, no amiguita de, no locuaz con, no que permita a, corte en, grita a, sino que actúe basándose en normativas escritas aplicadas por igual a todos (si estamos sólos debería actuar en ambas áreas por igual).

Por estas circunstancias los profesionales sanitarios nos enfadamos tanto con nuestras direcciones, porque no existe justicia equitativa en sus discursos, sino lo que existe es una desigualdad basada en el amiguísimo y en el que me caes mejor o peor, porque si fuera por el rendimiento y productividad no nos quejaríamos tanto.

Compañeros, para mejorar la situación que nos rodea, primero tenemos que trabajar conjuntamente, no puede existir lo que existe en sanidad en los centros de salud porque como existe hoy en día la atención primaria está perdida.

Mientras unos establecidos en sus plazas no quieran moverse más que por dineros y más descansos, y los inestables por mejores puestos, mal vamos.

Parece utópicos, pero es la verdad, nuestro movimiento es el PACIENTE y el cuidado de ellos, y nuestro trabajo es por y para ellos, y cuando lo hagamos, ellos se unirán a nosotros y la sanidad será fuerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s