Medicamentos·Medicina y Salud

Desde la defensa de la libertad de prescripción quiero manifestar y manifiesto que…….


Vía: Blog El Supositorio

La justicia, la libertad, la igualdad.., todas son grandes palabras utilizadas de forma interesada por ideologías antagónicas para defender una cosa y la contraria. En Medicina, cuando se saca a relucir la“libertad de prescripción”, todos firmes y reverenciados ante el sancta sanctorum de la religión médica. Si se invoca la sagrada “libertad de prescripción”, todos deberemos hacer una genuflexión y caer rendidos ante los argumentos dados, llenos o no de evidenciología, expertología, key opinion leadersgía o sociedad cientificología.
El debate SYSADOA o mejor dicho CONDROSANOA ya tiene un largo recorrido que no voy a detallar. Tanto en Sala de Lectura como en Atensión Primaria se han publicado resúmenes con los enlaces correspondientes. Los protagonistas son diversos, pero los últimos actores en aparecer son dos sociedades científicas que nos presentan un documento, muy, muy similar, que empieza invocando el divino nombre de la “libertad de prescripción”:

Desde la defensa de la libertad de prescripción por parte de los profesionales sanitarios, la Sociedad Española de Reumatología (SER) queremos manifestar lo siguiente: Los SYSADOA (condroitín sulfato y sulfato de glucosamina, entre otros) son fármacos aprobados por la Agencia Española del Medicamento (AEMPS) para el tratamiento sintomático de la artrosis….

En relación a la reciente controversia surgida respecto a los SYSADOA (fármacos de acción lenta para el tratamiento de la artrosis) y desde la defensa de la libertad de prescripción por parte del médico, la Sociedad Española de Farmacología (SEF) queremos manifestar nuestro apoyo a este grupo de fármacos basada en los estudios y evidencias científico/clínicas más recientes…

Previamente a este posicionamiento, Farmaindustria pide “respeto” a los criterios de autorización de las agencias:

Ante la polémica sobre los sysadoa en Baleares, el director técnico de Farmaindustria, Emili Esteve, señala a CF que no se puede aceptar que se cuestione su lugar en la clínica “un medicamento que ha sido autorizado y revisado por una autoridad competente”

En primer lugar, las Agencias reguladoras de los medicamentos autorizan su comercialización (para eso están, para saber si se pueden vender o no) en base a los datos provenientes de la eficacia y seguridad de los mismos en su comparación frente a placebo. La relevancia, el beneficio global sobre la enfermedad, la utilidad social o las comparaciones con otros fármacos que actúen sobre la misma enfermedad o problema no están entre las responsabilidades de las agencias reguladoras. Por lo tanto, para decidir o recomendar la utilización de un fármaco en un contexto determinado, y en concreto, con una financiación pública que para mantenerse debe reducir el sueldo de sus trabajadores y exprimirles en aras de la “solidaridad social”, es razonable “evaluar” su utilización y financiación. Que un medicamento esté autorizado para su venta, no quiere decir nada más que eso. Evaluar comparativamente es algo positivo, y que requiere argumentación y discusión. Para eso tenemos los numerosos boletines de información, como el atacado El Comprimido.
Podemos ver un ejemplo de que otra visión es posible. Roflumilast es un medicamento autorizado en la Unión Europea, incluida “Españistán”. En la ficha técnica, el medicamento demuestra su eficacia:

Se ha demostrado que Roflumilast es más eficaz que el placebo en el tratamiento de la EPOC. Al comienzo del estudio, los dos grupos de pacientes presentaban un FEV1 próximo a 1 litro (1 000 ml). Al cabo de un año, los pacientes tratados con Roflumilast registraron un incremento medio de 40 ml, mientras que los que recibieron placebo registraron un descenso medio de 9 ml. Además, los pacientes que tomaron Roflumilast tuvieron un promedio de 1,1 exacerbaciones moderadas o intensas de su enfermedad, en comparación con 1,4 exacerbaciones en los que recibieron placebo.

Y a pesar de tener evidencia Ia con ensayos clínicos de calidad, el NICE británico, aparentemente atacando la libertad de prescripción de los médicos británicos, les dice:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s