Comentarios del Autor·Nuestra Sanidad

No Es Sano … (historias del 133)


Pesadilla

La actual modificación de las horas laborales para los empleados públicos, con el aumento de 2.5 horas semanales, está consiguiendo su primer objetivo, ser un tema recurrente entre los diferentes compañeros.

Algunos incluso llegan a tener verdaderas pesadillas con las horas a devolver, con la forma de hacerlos, y genera una situación de angustia el no tener tiempo efectivo en los 365 días del año próximo para llevarlo acabo.

Me pregunto si esto es sano, para mi no. Como profesional médico, lo único que logra medidas como esta es empeorar la salud  las ganas de trabajar de los diferentes actores de la función pública.

En el sector de la sanidad ya bastante tenemos, al menos en la Atención Primaria, con sobrellevar consultas sobrecargadas por un sistema de gestión desde el pasado verano por parte de los jefes de “crísis y recortes” no sustituyendo las vacaciones de las plantillas salvo en ocasiones “especiales”, generando obviamente aumento de lista de espera y fueras de horas en las jornadas laborales.

El problema es que se nos pide que defendamos la sanidad pública pero vemos que la población también se conforma, día a día con lo que tiene, ya que estas medidas de cierre de cupos en verano no conllevo un aumento de las quejas de usuarios por no tener médico, ya que aceptaban que fueran visto y solucionado su problema por otro médico o profesional, sin importarle su sobrecarga (“es su trabajo”).

Las famosas 133 horas anuales, que no es más que una disminución nuevamente de nuestro sueldo pero de una forma encubierta, originará una situación de continuo malestar entre los compañeros, protestando por cada fuera de hora, por cada sobrecarga de más, por cada carga de exceso.

Debemos pensar que la mente de nosotros se van sobrecargando a medida que avanza el día, y que doblar no es una acción sencilla, y además está cargada de riesgos para nosotros por malas decisiones o equivocadas por el cansancio, como daño indirecto en el paciente por equivocaciones.

Pero además llevará a que enfermemos por el cansancio acumulado, aumentando las necesidades de personal por IT de los contratados, por lo que al final una medida que lleva buscar un ahorro económico, puede virarse en una medida que cause más gasto.

Por último, y dirigido a nuestros responsables, debemos dejar claro que las medidas deben ser uniforme, y que las direcciones de los diferentes centros de salud no pueden cambiar la información, modificarla o maquillarla según conveniencia.

Lo que sirve para unos es para todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s