Medicina y Salud

Densitometrías, fascinación tecnológica y campañas de CONBRIZA


Vía: Blog Salud Y Otras Cosas de Comer

A estas alturas de la vida uno ha visto muchas cosas, pero reconozco que no dejo de sorprenderme. De vez en cuando te enteras de rebote que, delante de tus ojos, y con el beneplácito, cuando no la colaboración entusiasta de los profesionales de la casa, se realizan campañas en las que la fascinación tecnológica nos ciega desde el tobillo hasta la amígdala cerebral.
Este es el caso de una campaña que, con el patrocinio visibilísimo de CONBRIZA (Bazedoxifeno 20 mg) de PFIZER, se está haciendo en los centros de salud para la realización de densitometrías de tobillo al primero que pasa. Reconozco que me colé en medio de la fiesta y que me sorprendió el entusiasmo de compañeros sanitarios y pacientas.
La escena era cómica, todo el mundo con un zapato quitado y a la pata coja protagonizaban, la versión moderna del cuento de la Cenicienta y el Príncipe, sólo que, en este caso el príncipe era Pfizer y el zapato era un densitómetro con aspecto de máquina del tiempo ultramoderna capaz de teletransportarte el pie al año 2031 . La comercial, como el paje real del cuento, daba consejos a diestro y siniestro, sobre la osteoporosis y le entregaba a los pacientes, después de la densitometría un folleto de CONBRIZA, no se olviden CONBRIZA, CONBRIZA, con CONBRIZA el tobillo del príncipe mejorará y su carroza… !Ah¡ Que usted nunca tuvo carroza… bueno qué más da. Mire qué máquina más ultramoderna, que le mira sus huesos, esta mañana cuando se despertó ni se imaginaba que podría tener este problema, ya ve como son las cosas…, aún así, no se preocupe, nosotros tenemos la solución CONBRIZA, no se olvide CONBRIZA.
En fin… y después pediremos el copago y pondremos el grito en el cielo o en el suelo, al ver como los pacientes nos exigen que se les hagan resonancias hasta de la raíz del pelo.

PD. De excelencia clínica extraigo la “Guía para la indicación de la densitometría ósea en la valoración del riesgo de fractura“corto y pego parte de las conclusiones:

  • La densitometría ósea tiene poca capacidad para discriminar, en personas que no tienen un alto riesgo de fractura, quién se fracturará y quién no.
  • La evidencia científica disponible es insuficiente para recomendar la densitometría ósea para el cribaje poblacional u oportunístico de personas asintomáticas (sin fracturas osteoporóticas previas), incluyendo el cribaje de mujeres que alcanzan la menopausia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s