Comentarios del Autor·Nuestra Sanidad

…y todo para el médico…


Con la apertura del año 2011 la polémica llegó a España con la modificación de la actual Ley antitabaco, con unas medidas más restrictivas de las zonas habilitadas para los fumadores en protección del aire limpio y de la protección de “habitat natural”.

Pero el problema no se encuentra en los cambios de la legislación, sino en la aplicación y propaganda de la misma, volviendo a recaer la solución del problema de dejar de fumar en el médico de familia, y con una presión de farmaindustria por detrás insistiendo en la necesidad de “farmacolizar” esta nueva lucha del ser humano.

Y quizás sea rudo, pero la verdad es que en los últimos años, si algo he aprendido de la especie humana es que cada vez sabemos sufrir menos, no somos capaces de adaptarnos a las situaciones cotidianas de adversidades, o es comprensible que un niño de 11 años se deprime y se frustre por suspender un examen hasta el nivel que los padres consultan con el pediatra por “fracaso escolar”.

Pero no me extraña al ver la televisión que nos rodea, con pseudo médicos que hablan de la salud como si de un documental fuese, dando consejo naturistas que nadie cumple, y que siempre acompañan de la coletilla legal “acuda a su médico”, de debates públicos con personas con grandes conocimientos de la materia (dígase la Esteban y cia) sobre la ley antitabaco y sus connotaciones para la salud, o el acudir de manera masiva a los servicios sanitarios porque “tengo tos”.

Todos recordamos nuestra juventud y nadie iba al médico por un catarro, salvo que este llegara al nivel de tos ferina, nuestros padres nos daban una aspirina y a danzar, pero más, suspendíamos y sabíamos que seríamos castigados sin salir a la calle a jugar, y sobre todo, que tendríamos que esforzarnos más, y no como ahora, que con “eso de la protección al menor”, una torta es una agresión, y el castigo no es un método de enseñanza.

Pues para dejar de fumar no se precisa ir al médico, se precisa motivación y ganas de dejar de fumar, ya que la mayoría de fumadores que buscan un método sin sufrimiento, sin mono, sin lucha interna, y consiguen dejar el tabaco en pocos meses recaen (por lo menos es mi experiencia).

Estoy con mis compañeros, debemos seguir pautas como la de los alcohólicos anónimos, dar apoyo social, dar apoyo entre iguales, y sólo en caso puntuales “medicalizar” una adicción que el problema no está en el mono de 15-30 días sino en el resto de la vida donde las ganas de fumar seguirán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s