Medicina y Salud

Ver … diagnostico … pastilla


Uno de los grandes problemas que tenemos hoy en día en la práctica diaria de nuestra profesión es la medicalización automática de cualquier proceso.

Generalmente la excusa fundamental a este hecho se basa en la falta de tiempo para una atención correcta del paciente y a la sobrecarga laboral, pero debemos ir más allá, y ver en nosotros el reflejo de la cultura de los medicamentos, donde médicos, enfermeros y pacientes vemos “no realizado bien la función de cuidados” si el paciente sale sin una “droga” para curar sus dolencias.

La medicina está olvidando la parte fundamental de su creación, y es la de cuidar y evitar hacer daños.

Tenemos que tener en cuenta que cualquier medicamento presenta efectos secundarios, admisibles por nosotros y por los pacientes siempre y cuando el riesgo sea menor que el beneficio, pero tambié debemos tener en cuenta que el inicio de muchos tratamientos se basan simplemente en dieta, hábitos saludables, ejercicio y beber mucha agua.

La famosa frase de la serie “El Síndrome de Ulises” de “paracetamol y mucha agua” incluso hoy se pone en vilo, ya que como hemos referido en un post anterior, incluso estamos sobredosificando el uso de paracetamol en la población y dañando indirectamente los hígados de nuestros pacientes.

Todo esto me hace pensar que deberíamos generar medidas de control para poder aplicar una terapia de cuidados no basada en la medicación.

Debemos intentar, sé que no es fácil, y que además el paciente prefiere lo sencillo, que es tomar una pastilla, tratar las enfermedades paso a paso, aplicando conductas de vida saludable, reduciendo la ingesta de sales, azúcares y productos industriales, realizar ejercicios pautados y posibles a la vida de cada uno, no usar, y digo NO, ni tabaco ni alcohol, aunque socialmente este último este bien visto, y, … tras todo esto, si no curamos o mejoramos dolencias usar la medicación en pequeños escalones y basada en el conocimiento médico.

A relación de esto, se podría criticar muchos de los tratamientos actuales, sobre todo a nivel de especialistas, donde están usando de inicio fármacos de segunda, tercer o cuarto escalón para evitar que el paciente vuelva a la consulta controlando de manera exagerada los síntomas.

Fármacos muchas veces con poca experiencia en la calle y que a la larga nos dan sorpresas de idiosincrasias o grandes efectos secundarios que nos obligan a retirarlos (como por ejemplo la rosiglitazona para tratamiento de la diabetes), con la correspondiente explicación a los pacientes que durante años tratamos con algo que le estaba dañando (primum non nocere)

Ver … diagnostico y luego prescribo ejercicio, comida sana, … y por último pienso en las pastillas …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s