Del Blog Gripe y Calma: Gripe A ¿hasta aquí hemos llegado?


Las últimas semanas se está registrando en España un claro descenso en la incidencia de gripe, de manera que tras los máximos registrados entre finales de octubre y la primera mitad de noviembre la actividad de los virus gripales ha ido cayendo hasta niveles mínimos. Aunque al principio de este descenso algunas voces han advertido de que se producirían nuevas oleadas de gripe, lo cierto es que hasta el momento no se ha dado tal circunstancia.

La pregunta que mucha gente se hace en este momento es ¿se ha terminado ya la epidemia de gripe de esta temporada? Todavía tenemos por delante buena parte del invierno, por lo que responder a esta cuestión no deja de ser una elucubración, pero echando un vistazo a los datos podemos tener algunas pistas. Cuando comenzó la pandemia de la nueva gripe A H1N1 existían muchas dudas en torno a su evolución, sobre todo respecto a su agresividad, pero la actitud de autoridades sanitarias y medios de comunicación favoreció la percepción de que nos enfrentábamos a una pandemia altamente peligrosa. En el hemisferio norte contábamos con una ventaja notable, pues pudimos observar la evolución de la gripe pandémica durante el invierno del hemisferio sur. Al comenzar nuestro otoño, ya sabíamos que en países como Australia la gripe se había comportado de una manera relativamente benigna, incluso mejor que en años precedentes, un dato muy tranquilizador desde nuestro punto de vista, pero que quedó en un segundo plano al comenzar nuestra temporada de gripe. También se lanzaron hipótesis sobre una gripe más agresiva en el invierno del hemisferio norte por mutaciones que podrían ocurrir en el virus de la gripe pandémica tras su paso por el hemisferio sur, una posibilidad real pero muy poco probable.

Si analizamos las gráficas de incidencia de la gripe en España y en Australia, un país del hemisferio sur con un buen nivel de desarrollo económico y sanitario, la similitudes saltan a la vista. No es posible comparar directamente las cifras entre países, por utilizar indicadores distintos (en Australia número de casos por cada 1000 consultas en Atención Primaria y en España por cada 100.000 habitantes), ni tampoco en España entre esta temporada y la pasada, debido al cambio en los criterios diagnósticos empleados por los médicos centinela para diagnosticar casos de síndrome gripal. Pero sí se puede observar la forma y la distribución temporal de las gráficas para obtener algunas conclusiones.


Lo principal es que es que esta temporada hemos tenido la habitual epidemia gripal antes de lo habitual, con el máximo de incidencia algo más de 2 meses antes que el año pasado. También sabemos que lainmensa mayoría de los casos de gripe han sido producidos por el nuevo virus H1N1 2009. ¿Podría aparecer ahora una nueva oleada de gripe por los virus de la gripe estacional de años previos? Parece muy improbable, dado que a estas alturas de año los pocos casos nuevos de gripe siguen siendo por la nueva gripe, sin detectarse apenas rastro de virus de temporadas anteriores. ¿Volverá a relanzarse la gripe pandémica antes de que acabe el invierno? El hecho de que esta primera epidemia de gripe se haya adelantado respecto a otros años deja más tiempo de invierno por delante para que puedan surgir otros brotes, pero tampoco hay otros datos que hagan pensar en que la temporada de gripe del hemisferio norte vaya a diferenciarse sustancialmente de lo vivido en el hemisferio sur.

Fuentes de los datos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.